Pasa y seguinos...para hacer facha no más
RSS

martes, 14 de agosto de 2012

Ya Veremos

Yo no soy de hacer estas cosas, ustedes me conocen un montón y lo saben, sí, lo saben.

Por orden aleatorio del destino (mentira) caí a un blog ¿Qué loco no? bueno eso es todo lo que quería contarles.

ASÍ YO NO, DESCUBRIENDO EL MUNDO MÁS ALLÁ DE NUESTRAS CUATRO PAREDES VIRTUALES.





No, mentira.

Bueno, caí a un blog porque me fui al blog de Hugo (Gracias Hugo!) a visitar y él había hecho lo mismo que yo voy a hacer ahora.
Voy a dejar un link directo al blog en cuestión porque yo no soy buena haciendo introducciones ajenas.
El blog se llama Ya Veremos y está dirigido/comandado/escrito, por las manos de Ale.
Tras su permiso y después de leerle abusivamente, porque me copé y me quedé toda una mañana después de volver del laburo leyéndole...el blog, no a él en el oído; vengo desde las tierras bastas de mi cama y una caja de chocolate kinder ya en mi sistema, a recomendarles pasar, leer y COLABORAR con su proyecto que a mí parecer es muy lindo.
OJO! Esto no lo diga porque tenga un enamoramiento momentáneo con este señor Ale, es porque quiere publicar su librito propio y eso (siendo yo, ponele, una escritora, y hablo en términos más lejanos que el de este espacio) me parece algo digno de apoyar.

Sin mucho más para boludear, les dejo y recomiendo pasar por AQUÍ.

Seriamente creo que está bueno su proyecto y que es algo que vale la pena. Al menos yo puedo decir que estoy en trámites para comprar el librito, porque hacía rato que no me reía tanto con palabras que no fueran mías (tos de falsa modestia o verdadera).

No sean soretes y aunque sea pasen para desinfectar la duda.
Besos en sus frentes sudorosas.



ASÍ YO NO, NOS QUEDAMOS SIN SEGUNDA FRASE PARA CERRAR LA NOTA, TÓMESE COMO EJEMPLAR LA PRIMERA.



jueves, 9 de agosto de 2012

Giuseppe


A Giuseppe lo adoptamos hace unos dos meses, ponele. Nos pusimos de acuerdo con amiga S (Amiga con la que comparto vivienda) una noche, así como en 15 minutos.
-          Quiero un gato- Dijo ella.
-          A mi me gustan los gatos-
-          Podríamos tener un gato-
-          Sí, podríamos pero aclaro algo, yo pongo Money pa la comida del bicho y esas cosas, pero si quedamos destechadas, el mishi se va con vos- Agregué yo
-          Hecho-

Así, sin más y sin gato, nos pusimos a buscar nombres posibles.
Por alguna razón los nombres italianos pegaron fuerte en la lista, yo quería ponerle Obi Wan y por un momento fue un gol, después cuando procedimos a nombrarlo como si ya estuviera ahí y quisiéramos que se arrimara a comer, nos dimos cuenta que si, era lindo pero complicado para la vida diaria.
Entonces surgió Luigi. No surgió, lo leímos. Nos gustó Luigi, era tan tierno…menos mal que no le pusimos Luigi.
Y después apareció Giuseppe, así de piola, con doble p.
Nos gustó, qué se yo qué mierda nos pasa por la cabeza, nos gustó y punto. Lo dejamos en un papelito pegado en la heladera.
Días después yo, que cuando algo nuevo se acerca y puede cambiar mi mutiladora rutina atino como la mejor, moví mis contactos un poco y encontré al gato este en adopción. Una gata siamesa a la que se la habían puesto con gusto y había quedado embarazadísima de un montón de bichos.
Soy sincera, el aviso lo encontré en mercado libre, me fijé que la mina que lo publicaba pareciera de confianza y me contacté con ella. Tiene una especie de maternidad para gatos o una gilada así. Un aplauso, qué buena mujer.
Nos escribimos un par de veces y me trajo al gato una semana después a cambio de un kilo de comida (de la re marca, que acá no nombro porque no me puso un mango).
Claro está que la mina era una enferma, cuando nos conocimos venía con el gato envuelto en una frazada tamaño gato, cuando me lo entregó me hizo sacarme la bufanda para que lo envolviera ahí. En ese entonces el gato era una laucha y parecía más muerto que otra cosa.
La vieja me dio diez mil consejos, pero yo no le escuché nada, porque tengo un dispositivo que está en automático, se acciona cuando me hablan mucho.
Que comía tal cosa, que cagaba en las piedritas, que había sido desparasitado con un desparasitador llamado sarasa english, que el frío, que era chiquito, bla bla bla.
Sí, tomá el kilo de comida y dame al bicho antes de que me arrepienta.
Cuestión que la vieja tenía razón, el gato era una rata y nos pasamos dos días sacándolo detrás de la cama…la mía, donde también hizo su primera cacona. “hace caca en las piedritas” qué hija de puta.
Los primeros días lo mirábamos mucho, lo incitábamos a que fuera a mear y a cagar, y cuando lo veíamos hacer algo en las piedritas lo festejábamos.
Por ese entonces le decíamos “el bebé”.
Cerramos todas las puertas cerrables de la casa y decíamos “el bebé se quedó dormido” o yo llegaba de la labor y decía “y el bebé?”, “el bebé duerme”, “el bebé cagó dos veces”, “el bebé aprendió a subirse a tu cama” “loca el bebé cagó una barbaridad hoy” “mirá cuánta mierda cagó!” “ este gato está hecho de mierda, no para de cagar” y así…

Giuseppe me ha enseñado que sea como sea tengo que cuidarme al tener sexo porque no podría, ni por putas, tener un hijo ahora. Mi paciencia está en nivel 0. A veces pienso que me tocó un gato idiota.

Entiendo que el bebé vive en un dpto., que nosotras lo trajimos y que el pibe no conoce el aire y otras cosas, también en parte es porque él quiere, uno le abre la ventana para que se pose ahí a tomar sol y el chabón me mira como diciendo “si querés salí vos, porque con este frío de mierda yo no me asomo ni por putas”. Entiendo que es un gatito y tiende a hacer esas cosas pero…
¿Qué necesidad tenía de romperme un corpiño, de romper un vaso, de romper los auriculares de i-phone de amiga S, de romperme una campera nueva, de romper papeles y cartulinas que se necesitaban para una exposición, de romper un segundo corpiño, de romper la maceta de la planta plástica que tenemos junto a la ventana del living, de romper 3 auriculares más y un mouse?
Tampoco es que nosotras le dejemos todo a mano pero es que ya ni sabemos dónde dejar las cosas para que no las rompa. Ha roto todas las reglas de gravedad y puede acceder a lugares inaccesibles para el resto del mundo, su ansia por romper es más grande que todo su ser y su objetivo principal es cumplir esta meta.

En conclusión tengo un gato que lo único que hace es cagar como un elefante, comer como un cerdo y romper todo como un cachorro o peor…ni mi perra Romola rompió tantas cosas como Giuseppe.
Intentamos tirarle agua para que le tome miedo, pero últimamente se nos tira de costado mientras le tiramos agua y se queda mirándonos con cara de “Puta ¿Eso es todo?”.
También le compramos banda de juguetes que tiene tirados por toda la casa, como si literalmente tuviéramos un bebé de año y medio.

Ojo, yo le quiero, pero es que es muy bruto. No sabe bien como hacer cariño para obtener cosas a cambio, no es como el resto de los gatos que te mañosean y te soban su cuerpo contra el tuyo o su cara. Este tiene un momento, nada más que uno, de dar cariño y es cuando se despierta.

El pibe duerme en mi cama, aclaro que no es porque quiera yo intento sacarlo todas las veces que puedo, pero llega un momento en que me duermo y el chabón aprovecha. Cuando yo me levanto, él se da cuenta y viene desde mis pies hasta mi cabeza ronroneando…parece que tuviera un lavarropas adentro, porque su ronroneo se escucha desde la habitación continua. Bueno, él viene ronroneando y cuando se acerca a tu cara apoya su nariz contra tu rostro y hace presión indefinidamente…ésa es su manera de mostrar cariño. Después de 3 minutos de esta especie de tortura, el pibe te empieza a morder el pelo, lamer las pestañas y segundos después elige limpiarse el pito a dos centímetros de tu cara.

A veces me siento a hablarle para ver si aunque sea capta que alguien le esté hablando. Él estaba sentado bastante tranquilo porque hacía poco que se había despertado y yo le decía:
-          -Giuseppe, Giuseppe, Giuseppe, Giuseppe, Giuseppe, Giuseppe- Etc. Nunca me miró, parecía ni darse cuenta de que alguien le hablaba, pero el pibe sordo no es.

En fin, así estamos con el gato, aceptamos consejos.

Ah, como nombre final le quedó: Giuseppe Sylvester Stallone.

ASÍ YO NO, ESPERANDO QUE SE CUMPLA EL TIEMPO INDICADO PARA CASTRAR EL GATO AL  CARAJO.