Pasa y seguinos...para hacer facha no más
RSS

viernes, 6 de enero de 2012

Momentos de desesperación

Hace ya unas dos semanas más o menos, me quedé sola porque la "desaparecida" se ha ido por otros pagos a vacacionar. Experimenté el júbilo de andar en pelotas, de no limpiar aquello que me da paja hoy.
De no salir si no hace falta, de armar horarios cualquiera, manejarse cómodamente, bañarse con la puerta abierta y cantar a los gritos, invitar a la gente que deseo ver y así y así y así.

Ojo, tampoco es que me deshice de mis responsabilidades, intento dejar todo ordenadito, las camas tendidas, el piso limpio y en lo posible, los platos ya lavados. Lavo la ropa, saco la basuro, riego las platas y atiendo mis dos laburos...bah, lo que hace cualquiera digamos.

Uno de los inconvenientes fue volver del laburo a las 12:30am un día martes y encontrarse con NADA en la heladera, lo peor de esto es que no tenía agua en el dpto....ni para hervir ni para nada. Salir a por una hamburguesa, pizza, cualquiermierdafritaorápida....pero no, todo cerrado, terminar comiendo huevos revueltos con pan lactal de salvado Y LLENARTE!!! Vamos que merezco aplausos.

De todas formas eso no ha sido nada. El problema más importante surgió hoy, hace unos momentos no más.
Llego de hacer unas compras y me pongo una cacerola con arroz hirviendo pa´comer y después llevar al laburo, perfecto. Me voy a la pieza a revisar unas giladas y por el viento, la puerta se cierra con todo...de tal manera que...

ME QUEDO ENCERRADA!!!!

El picaporte inútil giraba pero no hacía contacto con el pitutito que parece un gatillo y nos permite (en su mayoría) abrir y cerrar puertas. Cuando intenté por primera vez salir, me dije a mí misma que sólo tenía que desocupar ambas manos (para qué?) y listo. Dejé las cosas en el piso y quise abrir, obviamente no se pudo.
Recordé que a "la desaparecida" le ocurrió una vez, que justo ella estaba en la pieza y yo del otro lado, tocó la puerta y le abrí...pero ahora estaba sola.
No entré en pánico, como todo el mundo pensé que si tiraba con fuerza la cuestión se abría, pero...nop.
Entonces sentí el olor al arroz que se cocinaba y me acordé...ahí entré modo "Protagonista de película de acción". Me di cuenta que se me iba a quemar la comida, la olla, la cocina ¡LA CASA! yo, todo...que no iba a llegar al trabajo. Pensé en mandarle un mensaje a mi amiga que vive cerca, pero ¿Para qué? De todas formas no tenía el celular y de todas formas, la puerta de entrada estaba cerrada desde adentro y no hay forma de abrirla por fuera si es así.
Recurrí a una cartuchera con boludeces y saqué una regla media mocha, que se rompió y no sirvió ni mierda, saqué una tarjeta y tampoco.
Me dije "ya fue" rompo la puerta...como si yo fuera Chuck Norris, pero no lo hice probablemente tampoco podría. Entonces mi alma de Mcgiver tomó una percha he hizo palanca y la puerta se abrió...

Todo lo que sé es que me entraron los miedos de los que me reí cuando veía 30 Rock, en donde Liz Lemmon tenía miedo de atragantarse y no poder pegarse en la espalda o resbalarse de la ducha y morirse sin que nadie lo supiera...

mierda...

Vivir sola es caer en pánico de los accidentes de la soledad.

ASÍ YO NO...EL BLOG QUE TIENE MUCHA TELEVISIÓN ENCIMA.